Muchas son las formas de combatir el frío dentro de una vivienda. Sin embargo, no todas estas formas son respetuosas con el medioambiente y, por lo general, suponen un gasto bastante importante. Por eso mismo, los materiales reciclados pueden ayudarte a disfrutar del confort de la llama gracias a una estufa de pellets, ayudando a la conservación del medioambiente al mismo tiempo que ahorras dinero.

Además de esas ventajas, te invitamos a que descubras otras razones por las que apostarás por el uso de estas estufas.

Ventajas del uso de una estufa de pellets

1. Al emitir la misma cantidad de CO2 que la cantidad absorbida por los árboles de los que están compuestos los pellets, estaremos dejando una huella neutra en la emisión de estos gases, lo cual es más ecológico que otras fuentes de calor, como las estufas de gasóleo.

2. Una de las características del pellet es que, además de estar hecho con material reciclado, posee un alto poder calórico. Gracias a esto, la rápida distribución del calor está asegurada.

3. Otro punto a favor del pellet es su larga vida útil si está guardado en un lugar seco, lo cual se agradece muchísimo cuando vivimos en zonas secas.

4. Por su parte, la poca ceniza que genera el pellet en comparación con la madera te ahorrará tiempo, e incluso dinero, a la hora de limpiar la estufa.

5. Y, si hablamos de ahorro económico, el uso de una de estas estufas te saldrá hasta un 40% más barato que el gasóleo. ¡Hasta 1000 euros anuales!

6. La consecuencia directa de este ahorro económico es que la amortización de la inversión en una estufa de pellets está garantizada.

Por todo ello, disponer de una estufa de pellets es sinónimo de confort y ahorro.